Comparativa a fondo del robot friegasuelos Scooba

0
10829
irobot scooba


ATENCIÓN, ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE:

Los robots friegasuelos Scooba 230 y 390 han sido descatalogados en la mayoría de tiendas españolas. Tenían problemas de durabilidad, además de estar obsoletos a fecha actual.


Los robot friegasuelos iRobot Scooba 230 Y 390: Características y detalles

Como hemos dicho anteriormente en nuestro artículo “GUÍA: ¿Estás seguro que quieres un robot friegasuelos?” los robots de la gama Scooba son los únicos robots de la marca que se pueden considerar robots friegasuelos en toda regla. (No como sus primos pequeños, los Braava, que tienen aspiraciones más moderadas). Dicha gama de robots friegasuelos consta de tres modelos, el Scooba 230 y sus hermanos mayores, el Scooba 390 y el 450. Aunque hay diferencias considerables entre dichos modelos, todo poseen tienen un sistema de limpieza basado en etapas que consiste en el fregado, el cepillado y la aspiración del agua. Es decir, mojan el suelo con una solución de agua y detergente, pasan los cepillos por la zona y posteriormente aspiran el agua sucia para guardarla en otro depósito. Hay que decir que los hermanos mayores, el Scooba 390 y el Scooba 450, tienen un proceso de limpiado mejorado y algo distinto, pues le suma a todo este proceso una primera fase de aspiración.

Los tres robots friegasuelos están hechos para ser capaces de limpiar todo tipo de suelos (incluso parquet) siempre y cuando estén bien sellados, algo que debería ser normal en instalaciones bien hechas.

Scooba 230: pequeño tamaño, diminutas prestaciones

Lo primero que sorprende al ver el Scooba 230 es su tamaño: ¡Cabe en la palma de la mano! Con un diámetro de 16,5cm, parece más un robot de juguete que un iRobot. Desafortunadamente, su tamaño va acorde a su autonomía: muy reducida. Siendo capaz de limpiar, solamente, 14m² por ciclo de limpieza este robot friegasuelos nos produce cierta insatisfacción incluso antes de probarlo.

scooba robot friegasuelos
Scooba 230, el pequeño robot sólo apto para pequeñas superficies

La razón es muy sencilla: ¿Qué cuesta más tiempo, limpiar 14m² de superficie con una fregona tradicional o bien preparar el robot (cargar sus baterías, vaciar su depósito de agua sucia, llenar el de agua limpia con agua y solución de limpieza) para que sea él quien lo haga?

Su limitada autonomía de limpieza es el más débil de sus puntos. Un robot doméstico debe quitarnos trabajo de forma considerable; en caso de no ser así, nosotros creemos que está fallando en sus premisas como producto, y que su desembolso no queda justificado.

Al margen de esto, el Scooba 230 no ha cosechado buenas opiniones entre los usuarios. En Amazon, por ejemplo, tiene una nota media de 5,6/10, basada en 45 opiniones. Aprobado raso, algo inusual en la marca iRobot.

¿El Scooba 230 no es tu robot friegasuelos?

Sigue leyendo el análisis de su hermano mayor,

el Scooba 450.

Dejar respuesta